domingo, 6 de marzo de 2016

Soneto

No contemplaré tu rostro severo
Ni escucharé hoy tu voz disonante
Pero tu memoria crece gigante
En mi dolor de guardián carcelero

Corrieron sin freno los días de enero
Pasó ya la primavera campante
Huyó la nieve y la luna menguante
Más mi tristeza no haya asidero

Pero es a ti a quién hago este reproche
Porque eres tú quien no está aquí presente
Porque eres tú quien no está aquí esta noche

Quisiera ser yo quien esté ausente
Vagando por la sombra de la noche
Escapando de los ojos de la gente...


No hay comentarios:

Publicar un comentario