martes, 26 de enero de 2016

Coito de serpientes


Cabeza de Medusa, Rubens


Una voz augusta de sirena
Me muerde las piernas
Y es la esperma un río
Un caudal de anatemas,
Un poema antiguo y frío
Un adiós lejano de un rito
Que se diluye en los besos
Do en noches de verano avaro
Viene a donarme el celoso reptil
de fatuos ojos viejos y eterna cola de lis.
Y la niña de mis sueños mendigos
Se hace anciana en los recuerdos
De todas esas alegrías mortecinas
Que se durmieron en la alacena
Sin probar el pan amargo y tieso
Sin escanciar el negro vino de la vid
Que cultivaron los ciervos bobos
En el cristal tosco de algún afeminado jardín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario