domingo, 8 de septiembre de 2013

Odiseo en las redes sociales


“No se debe creer en las publicaciones que se hacen por redes sociales, basta con fijarse, que están plagadas de gente como tú, que no corrobora la información que allí se sube de manera viral (para introducir la incertidumbre y la sospecha), pero que paradójicamente, como solía suceder con los otros medios de comunicación masiva; se tiende a asumir por verídico, aquello que es publicado sin filtro que compruebe su veracidad (aunque ahora suene absurdo, hace un tiempo atrás, la gente creía que si un comunicado salía en las noticias era verdadero, su mente hacia el cierre de aquel axioma improbable y aunque esto parece sacado de la ficción,  hasta el mismo Orson Welles se valió de este quimérico y contundente artilugio de la enajenación colectiva, para transmitir el apocalíptico anuncio de una invasión alienígena, generando el caos en la población Norteamericana).

El facilismo nos ha conducido a estos reductos empobrecidos de informaciones anacrónicas. Así como que le ocurre a la Adolescente naif que comienza sus estudios en ciencias humanas (o en su gran defecto comunicación o periodismo),  que en la vida a tenido la voluntad y el arrojo para leerse el Quijote pero festeja el natalicio de Cervantes (así sea en una fecha incorrecta, que atisbó en la publicación de otro camarada virtual de las redes), que se la pasa posteando frases apócrifas, atribuidas a autores que no son los correspondientes a dichas frases y que quizás sean sólo el producto de un escritorzuelo fracasado que intenta figurar de esta triste manera, que repite como papagayo con taras, frases “significativas" de Rayuela u Opio en la nubes, creyendo que así esta escalando la montaña llana, de su intelecto precario y perezoso, iniciando de este siniestro e inocente modo, la pandemia por las redes. La reacción tardara, dependiendo de la cantidad de amigos imaginarios que posea en su red de mentiras, primero quizás, saldrán a la luz de la pantalla, los pseudointelectuales (que leen poco y hablan mucho, porque miran todo el día noticias en internet, porque es importantísimo para la cultura de estos individuos fabulados, mantenerse informados, así sea con un manojo de majaderías sin cabo ni rabo) no pueden quedarse callados ante tal falacia o estatuto tan supremo (siempre existe algo que decir, sea una palabra, un guiño, un meme o cuanta crápula se les ocurra). Todos quieren figurar en el apoteósico debate insolente de naderías del ciberespacio. Algunos más humildes dan un like, puesto que no  quieren tomar partido directo pero tampoco pasar desapercibidos antes tal acontecimiento que sobrepasa su cognición. De allí que salgan tantos genios diciendo disparates, en las reuniones sociales (no virtuales), en las aulas de clase, en los sitios de trabajo, o en cualquier otro tipo de interrelación personal, cultivando para la sociedad, para el futuro, una historia llena de incongruencias y desvaríos (aunque viéndolo desde esta perspectiva, no está muy alejada de la estructura como ha sido construida nuestra historia hasta entonces).

Así pues queridos náufragos del ciberespacio, aconsejo primero que sean precavidos antes de dar patadas de mula para parecer unos sabios, y tengan la delicadeza de investigar y corroborar todo aquello que consideren digno de su saber ocioso, antes de publicarlo en el muro de sus lamentos, para que el tiro intelectualoide no les salga por la culata. y queden ustedes como blanco perfecto, en la diana del supuesto saber” Ernesto Pedraza Urrugas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario