lunes, 26 de agosto de 2013

UN ARGUMENTO DE POCA MONTA (Sobre un tema anodino)





"Quien carece de vicios, carece de virtudes."A. Lincoln



“La agonía puede matar
o puede sustentar la vida
pero la paz es siempre horrible
la paz es la peor cosa…”
Abraza la oscuridad, Bukowski


Antes de comenzar con pavadas morales sobre asuntos que no me conciernen y que poco cautivan mi interés. Quisiera hacer primero una humilde pregunta, que quizás podría desencadenar en una sarta de estratagemas incontestables. ¿Tiene acaso la vida, algún valor?
Y frente a esta duda infinita, ante la cual me siento impotente y desarmado; Estimo que no tardarían por aparecer, abanderados e insignes humanistas, idiotas vinagrados por filosofías endebles, cobardes y empolvadas, para intentar preservar con supercherías de la dialéctica obsoleta, la permanencia de esta especie torpe, enferma, que se ha autoproclamado dueña impura de este orbe.
Pero todas esas necedades argumentativas serán fútiles, ardides emocionales viciados por el miedo –verborrea de sofista y poetas-, pues, el hombre es causa caduca, un microbio ante la nada del inconmensurable universo, una criatura oprobiosa ante su acomodado tiempo y reflejo, mientras llora inconsolable, ante ese espejo abominable que es la muerte. La panacea y cura de todo sufrimiento… Sufrimiento que se presume interminable y que se intenta amortiguar, en todo aquello, que nos hace olvidar que estamos vivos (en los vicios y placeres) -¡qué tiene pues, de maravilloso la vida, si no la desgarramos con sevicia y franqueamos sus irrisorios y dogmaticos confines!-  Porque es innegable que la muerte nos seduce, en ese misterio que nos excita, que nos susurra a cada instante obscenidades alentadoras, y nos ayuda a soportar otro día de fracasos, sobre este infierno miserable y que nos hace fabular con otra vida, menos injusta y aburrida.. Pero siempre estaremos hambrientos, deseosos e impacientes, hasta que no nos atranquemos el espíritu en el gran banquete de la muerte...

Podría pues este humilde amanuense escribir una interminable lista de razones insostenibles para argumentar todo aquello que nos libera de la vida, aunque sea por un segundo. Pero como el buen Bartleby, digo, ya cansado de este tedioso oficio: “Preferiría no hacerlo”. (Melville, 1853)  para así, al fin poder acabar de una sentada, y entregarme al olvido con aquella botella de whiskey que tengo calentándose a mi lado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario