sábado, 11 de mayo de 2013

Equinox


Inquieto, miraba hacia todo lado en busca de alguna señal que se le hiciera familiar. Pero todo a su alrededor se le hacía enrarecido, casi absurdo. Creyó al comienzo que se encontraba en uno de esos barrios foráneos, que los nombres de las calles son ininteligibles. Echo un vistazo a un anuncio de un bar, y creyó leer: Equinox, pero al fijarse con detenimiento se percató, que no decía nada de eso, que la palabra cambiaba de modo aleatorio y en ningún momento llegaba a confabular nada concreto. Saltaba de grenoxx a ergxno de peerqaminox a xaerpsox y así infinitamente hasta que sonó repentinamente su reloj despertador y la palabra se diluyó junto con el sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario