sábado, 20 de abril de 2013

letra enferma y luminosa


Sólo me cautiva, la literatura escrita con odio, con asco, escrita desde las vísceras, que no busca embellecer el mundo si no sumirlo al pozo. Los poemas que ensalzan la muerte y glorifican la destrucción de todo aquello que nos hacen creer, es puro, sagrado e inmortal. Odio los escritores hipócritas que escriben para engalanar la prosa o el verso, en los que todo amaneramiento del lenguaje, boicoteando las cabezas enfermas de sus lectores analfabetas, que al sentirse desorientados en este mundo de mierda buscan el bálsamo en las letras, pero esas letras perfumadas de flores inmundas, de arabescos insulsos, de ideales que fácilmente servirían de supositorio a la mas diestra actriz porno. La función de un humilde y honestos escritor, es sembrar con cada palabra la desesperanza, el desasosiego y toda clase de sentimientos nobles que conduzcan al lector a buscar un postrimero alivio, donde de un disparo silencie prematuramente todos los cantos de sirenas y de pajaritos maricones, todos los cantos de esperanza por una estirpe ponzoñosa que no es más que un virus nauseabundo que infecta el lenguaje con sus zalamerías, sus reproches y su obstinado absurdo de querer seguir…

No hay comentarios:

Publicar un comentario