viernes, 3 de agosto de 2012

La metamorfosis del artista


Llevo días alejado de la literatura, luchando intensamente por hacerme artista, he cambiado la pluma por el pincel, lanzo colores al azar, buscando la efigie perfecta, pero a medida que ejecuto nuevas corvetas pictóricas descubro una especie de símil aletargado y grotesco con el mundo de las letras. Se que algunos han mencionado este hecho y algunos idiotas hasta se han puesto en la tarea de mutar un arte en otro, más no es eso lo que me conmueve y me produce oprobio hacia mis actos, no, no es nada eso, es la atroz premonición que aparece en frente de mi, un espectro horrible que no logro disuadir ni con alcohol, ese monstruoso fantasma que me perturba el sueño y carcome mis mas emprendedores proyectos, ese asesino voraz y silencioso que palpita en mi frente, ese maldito demonio profeta que me grita dentro del cráneo:  ¡Fracasado!

No hay comentarios:

Publicar un comentario