miércoles, 4 de abril de 2012

Soñada Doncella


Núbil doncella entregada a largas y noctívagas horas de relatos perniciosos que incuban en tu seno ponzoñosos sueños.  Sacudes tu melena oscura y un rictus de placer compungido se aurea en tus labios. ¿Quién fuera ese vil corsario que arrancara del estupor esos sueños locos y los hiciera tu perpetua realidad? Yo soy humilde mancebo que te sueña mientras tú, mancillas esa dulce piel de durazno y elevas tus ojos rubicundos a las alturas paganas de las orgias de antaño. No permitas que el deseo se consuma en una noche, tasajéalo en contadas gotas de placer y cultiva con cuidado ese corazón viciado que hará de ti una gran mujer. Aprende a gobernar los reinos terrenales, que los cielos ya son tuyos con una leve oteada por ellos, miente a todos, pínchales con tu avara colmena, permite que los infames te coronen con olivos y laurel, porque la gracia de tu perdición hace postrar a los ángeles bestiales a tus perlados pies y la sabia parca te ha bendecido con su vaho, y tu voz será el eco de la suya, y tus susurros procuraran el éxtasis final a quien dichosos puedan escucharlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario