viernes, 27 de enero de 2012

Solo una cosa pura tiene nuestra mente




Solo una cosa pura tiene nuestra mente

Esa que la memoria vanamente llama

Olvido.

Ese placido desierto de nuestros recuerdos,

Esa laguna adormecida en las solidas cuencas

De nuestro intelecto.

Aquella forma etérea que se funde con la arena

Y con el viento

Que inútilmente intentamos enjaular en el lenguaje,

En la criatura utópica de una imagen ya cifrada,

En el eco tuerto de una sinfonía,

En el colorido paisaje de una marina.

Dura fatiga conseguimos y un enclenque

Estereograma de la nada,

Esa nada fue ayer y que ahora y nunca

Nos ha de pertenecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario