lunes, 30 de enero de 2012

El genio de un poeta



Mi genio no se nutre de los elogios

De los insulsos,

Ni de los versos ya leídos, ni de los viajes

A otros mundos.



Mi genio es glorioso porque no hay genio,

Es vulgar e inculto como los hombres,

Es ansioso e inconforme como el corazón,

Es impertinente como un niño ebrio,

Escurridizo como el agua, incierto como

La mujer.



Mi genio es volátil como el sueño,

Ingenuo como el soldado,

Perverso como el llanto de un rey,

Avaro como un judío, ambicioso como

Un ladrón.



Mi genio es como el silencioso canto

De los muertos

Acuna miedos como la noche,

Reserva anhelos por lo venidero,

Angustia por el instante.



Mi genio solo es olvido,

Cadenciosa balada de lluvia al sol,

Tinta de azul en el mar y el cielo,

Sonrisa perdida en un tranvía,

Sofismo canalla de los poetas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario