jueves, 22 de diciembre de 2011

Trasegar por la ventana del alma (Canto a Stirner)

Caducan los altares,
Los fantasmas agonizan,
Horror de ser libres,
Abandonados al abismo.

La locura de las leyes
Vaga aun en nuestra mente,
Y nos llena de nostalgia
Ese viejo y ancestral
Miedo hacia la muerte.

¿A qué temer ahora en el vacio?
Sí ya nada importa, ni los gritos,
 ya ni los ojos son miralles
Si ya ni el espíritu es espíritu,
¿Acaso el cuerpo ya no es cuerpo?

¿Qué queda de la rosa sin el espectro
De su perfume?
¿Qué ha de ser del mañana sin futuro?
¿Y de las palabras que poco conjuran?
¿Y de los ríos que no fluyen?

Flotamos sin lógica alguna,
Pero es irrefutable y dura
La trágica ficción de nuestra vida,
Fútil como esta pluma
Del escriba
Que se empuña sin mesura.

Fenecen los sonidos y sus ecos,
El horizonte de los cielos se hace
Curvo,
El tiempo se detiene un segundo,
El espacio infranqueable
No es ninguno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario