domingo, 6 de noviembre de 2011

Autopista de inconformes


Trasgredir la línea de la mediocridad, un salto mortal a la genialidad, un todo o nada de la ruleta rusa… no se puede pedir nada con las manos vacías, se deben empuñar para exigir lo que nos pertenece, lo que deseamos y nos ha sido usurpado… retumban las noches de prostitutas, el alcohol no es suficiente para aniquilar esta resaca, los bolsillos flacos porque nadie nos da trabajo, porque no lo deseamos, porque dejamos de creer en las promesas de una sociedad de eunucos, que suda dinero y sangre… no somos vampiros pero el sol nos aplasta, nos sentimos hermanos de los muertos que buscan el calor de las sombras, aullamos de tedio y corremos sin freno por la gran autopista de la locura, no recordamos nuestro sino y sodomizamos la insípida moral de los conformes, no tenemos trajes grises y la única corbata que llegaremos a usar será un lazo anudado cuando el asco nos venza… hemos mordido la manzana, robado el fuego sagrado, hemos dado la espalda a la monstruosidad de lo cotidiano, huimos en busca del infinito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario