lunes, 3 de octubre de 2011

No prometo seguridad, solo incertidumbre No puedo ser un refugio, solo camino sobre arenas movedizas. No prometo nada porque soy un abismo de naderías Soy un microbio en el océano de la locura, No busco liberarme del sol, soy solo una sombra A la deriva, naufrago de mis sueños, Extranjero en mi cabeza, laberinto sin muros. Hoja al viento, volátil como un beso a la lluvia No prometo mantener la llama encendida Porque a la mañana la cama estará vacía No puedo permitirme una promesa Cuando las sirenas me arrastran por el oleaje De la madruga.

1 comentario: