martes, 25 de octubre de 2011

Ángel Malvado

Solo la ingenuidad de un ángel hizo estallar en risas a Maldoror. Yo que ha tantos he hecho reír y en mi corazón solo habita el eco de un pozo de lagrimas. El triste mono de circo que a fuerza de golpes e injurias hace piruetas y monadas para que un público miserable y sin alma estalle en carcajadas. Yo que soy un monigote de la risa, una caricatura de la comedia, un remedo cómico de la vida, aquel bufón al cual todos le espetan y le arrojan tomates podridos. Aquel cobarde que jamás ha podido reír una vez acaso como el terrible Maldoror.

No hay comentarios:

Publicar un comentario