viernes, 28 de octubre de 2011

OJOS ETERNOS DE PROMETEO







Quizas, hoy Dionisio no podrá venir a salvar el día, ni Pan a santiguar el tedio con el silencio de su flauta y la reina noche no animará mi espíritu, ni el porno en el internet hará excitar un plácido suspiro por las carnes de Afrodita.

El pretérito es abominable cada vez que se mira de reojo, el presente es una puñalada tortuosa que jamás se hace certera, ni liberadora, ni puta, el futuro anida el único consuelo, un alivio inextricable. El movimiento de las hojas en el viento es aburrido como lo es el disparo en la cabeza de un criminal, de un rey canalla, como la concha trémula de una lubrica cortesana, como un gato atropellado que se hace parte del paisaje, como una pintura de Rothko antes de la liberación…

Una terrible envidia me devora las entrañas, tengo celos de los que yacen en el leteo y saborean los pétalos de un asfódelos, siento ahora un profundo asco hacia la monstruosidad que se vomita ante las retinas de mis ojos. Ese mundo que se agolpa como un vademécum de imagenes no es representación es abominación, es infierno que destruye lo poco que queda de mi agonizante corazón. Este es pues el castigo por dejarme seducir en la insulsa vanidad y gloria de los vivos, ahora ni los buitres se hacen cargo de mi sufrimiento, no quieren escuchar mis oraciones y arrancarme de una buena vez mis orbitas malditas.

martes, 25 de octubre de 2011

Ángel Malvado

Solo la ingenuidad de un ángel hizo estallar en risas a Maldoror. Yo que ha tantos he hecho reír y en mi corazón solo habita el eco de un pozo de lagrimas. El triste mono de circo que a fuerza de golpes e injurias hace piruetas y monadas para que un público miserable y sin alma estalle en carcajadas. Yo que soy un monigote de la risa, una caricatura de la comedia, un remedo cómico de la vida, aquel bufón al cual todos le espetan y le arrojan tomates podridos. Aquel cobarde que jamás ha podido reír una vez acaso como el terrible Maldoror.

viernes, 21 de octubre de 2011

Mortaja

Vanaglóriate tu hijo de puta que a la mortaja nada llevas Podrás tener títulos, rameras y rublos en tus arcas Pero en la tumba somos todos, la misma mierda. De tus lujos y tus triunfos no quedara si no el olvido Ser todo un señor no dará más frutos que gusanos, Disfruta la vida con sus anodinas alegorías Límpiate el culo con billetes que en tu fosa Los perros que ignoraste orinaran en tu nombre. No somos más que absurdas quimeras, Nada anecdótico, ni memorable, Nuestra vida es baladí, carente de rimbombancia. Deja de creer en vanas cosas, A la nada se reduce todo, El silencio es el precio de tu brutal algarabía.

lunes, 3 de octubre de 2011

No prometo seguridad, solo incertidumbre No puedo ser un refugio, solo camino sobre arenas movedizas. No prometo nada porque soy un abismo de naderías Soy un microbio en el océano de la locura, No busco liberarme del sol, soy solo una sombra A la deriva, naufrago de mis sueños, Extranjero en mi cabeza, laberinto sin muros. Hoja al viento, volátil como un beso a la lluvia No prometo mantener la llama encendida Porque a la mañana la cama estará vacía No puedo permitirme una promesa Cuando las sirenas me arrastran por el oleaje De la madruga.