viernes, 1 de julio de 2011

Spleen



Descompuestos en la fragilidad, la lluvia
Y el sol haciéndonos pedazos, ruinas de algo inútil.
Un puñado de huesos y carne putrefacta, una mente
Enferma, un corazón gastado…

La efimeridad de los días se repite hasta el abismo,
Nuestras codiciosas sonrisas solo son llantos amargos
Que se marchitan en el alba gris.

Somos víctimas del tedio; y la copula ya no es refugio sagrado
Para nuestra desesperanza, estamos viciados por el asco,
Sufrimos el horror de los espejos, lloramos ante la imagen

De un sueño espeluznante llamado Vida.
La espera se hace infinita, la salvación una quimera,
El amor un sentimiento absurdo, la locura la única salida.

Náufragos de todas las tierras, vagando en océanos sin viento
El rumor es un réquiem de fantasmas suicidas
Atroces espectros nos devuelve la mar, son nuestros
Rostros, nuestros tristes rostros muertos.