lunes, 8 de noviembre de 2010

NOCTURNO SIN OJOS


Busco la iluminada soledad, errabundo
Por tus calles.
Tristeza y podredumbre en tus ventanales
Sin gritos,
Corazones ahorcados en cables de luz.
Pandora siniestra, que acallas
Tragedias
Niños sin luna que muerden el polvo
Celeste.
Sin tetas de loba para morir
En la lluvia.
Solo el horror de los días que hurta
El sueño de los náufragos.

Busco la silueta macabra en tus noches
Para dormir en sus miedos,
En su crueldad y locura,
Bebiendo tus caudales de sangre
Bajo la alcantarilla.
Benditas sean tus torres para los santos
Suicidas,
Que en verano acarician de un salto
El girasol y el asfalto.

Busco un poema en tus muertos,
En la baba de las meretrices,
En el llanto huérfano del alba,
Pero en tus venas corren versos amargos
Como el láudano negro
Y mi alma borracha se eleva
En un paraíso irrisorio y lejano
Donde mi vasta mirada contempla
Gloriosa la desolación a ultranza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario