domingo, 7 de noviembre de 2010

A LOS RELAMPAGOS DE FUEGO


Somos tierra seca, polvo y mierda
Bagatela inútil a la deriva de las auroras,
Vaivén de nimiedades inconclusas
Latidos pusilánimes e inocuos,
Sangre putrefacta en el abismo ciego,
Obstáculos infames en el trasegar
De mariposas y topos ciclopes.
Danzamos entre coitos asesinos
Cayendo del limbo carmesí, entre
Relámpagos de fuego y agonía,
Destruyendo los mausoleos de la historia,
Los ríos del lenguaje perpetrado,
Donde florecen los manzanos
En el cementerio de la locura
Y las musas ebrias de antaño
Olfatean las semillas torcidas
Como osos hormigueros en nuestros
Tristes agujeros, en nuestros huesos
Calcinados, nuestras mañanas grises.
Retornamos a la tierra como lombrices,
Famélicos de amor celestial y vida ajena
En la marejada de océanos de sal
Allí donde las alturas se hacen lagos
Y el cielo un inconmensurable verso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario