miércoles, 20 de octubre de 2010

Cuentos de terror


Envuélvete en una manta, no temas a sus lamentos, solo son fantasmas famélicos que buscan compasión en tus miedos, cierra los ojos y sueña con serpientes, deja de contar ovejas que se comerá el lobo. La luna no quiere salir tiene vértigo de muerte, la noche es infinita y perturbadora. El frio se filtra por la ventana, te hace helar la piel. Deja que los espíritus bailen sobre tu cama, veras que luego de un rato todo es un simple juego de niños. El hombre de arena esta dentro del closet, se que puedes oír su respiración sientes su pesada mirada en ti, no temas no quiere hacerte daño, solo es un voyerista que disfruta del pánico. Aprende a disfrutar del horror, olvida todas las películas de espantos que has visto, la vida real es mas tenebrosa, que cualquier narración de Hoffman o Poe, la vida de los autómatas, que no creen en la fantasía, que se levantan cada mañana, se toman su café bien oscuro y se lanzar a trabajar. Teme a esa vida que está al borde de la aurora, allí están los verdaderos monstruos, ellos si quieren hacerte verdadero daño, no titubearan un instante para despedazarte al menor descuido, quieren beber, tu sangre, devorar tu espíritu. Quieren robar tu vida, hacerte uno de ellos, zombis de la vida cotidiana, animas en pena y aburrimiento, suicidas u genocidas potenciales. Teme a esa vida común y aférrate bien a tus dulces cuentos de fantasmas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario