miércoles, 8 de septiembre de 2010

Miercoles 12:10 AM


Creo que estoy perfilándome en una etapa literaria bastante desparpajada. Tengo cuentos a medio contar, relatos que insinúan una admiración por el intelecto, por el abandono, la melancolía y el absurdo, una novela inacabada y fragmentada como un puzzle de un desierto de arena o el paisaje de un mar en calma, estoy dándome golpes y noches de tinto mordiendo el polvo tras una nueva pesquisa. No tengo certeza si mi expresión se ha depurado o se ha hecho más ligera, banal o intrínseca. Por lo menos siento que he intentado liberarme por medio de las palabras de mucha mierda(aunque como el tango, se que todo es mentira). Siento aun que escribir es igual que vomitar. Asi sea que vomite solo calumnias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario