jueves, 29 de julio de 2010

Apuntes para el cuaderno del viento



Serpenteando en la sombra, la espectral forma evocadora del silencio. Sin ningún vinculo humano se agita, temblorosa sin convicción o miedo, no es una hoja al viento, no es la visita de un muerto. Es una efigie distante, que mis ojos no precisan a dar conjeturas y además no quiero. Es un icono de contemplación simplemente, un poema mudo, mas allá de la lirica, una belleza que ni tu carne ni tus huesos pueden percibir bajo la máscara de la cordura. La inmortalidad se funda en sus cadencias irregulares, en el reflejo del espectro, en vaivén de lo transitorio de sus ecos. No te inquietes y calla, no es nada más que el viento haciendo corvetas con mi pasma y tu amargura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario