jueves, 29 de julio de 2010

Apuntes para el cuaderno del viento



Serpenteando en la sombra, la espectral forma evocadora del silencio. Sin ningún vinculo humano se agita, temblorosa sin convicción o miedo, no es una hoja al viento, no es la visita de un muerto. Es una efigie distante, que mis ojos no precisan a dar conjeturas y además no quiero. Es un icono de contemplación simplemente, un poema mudo, mas allá de la lirica, una belleza que ni tu carne ni tus huesos pueden percibir bajo la máscara de la cordura. La inmortalidad se funda en sus cadencias irregulares, en el reflejo del espectro, en vaivén de lo transitorio de sus ecos. No te inquietes y calla, no es nada más que el viento haciendo corvetas con mi pasma y tu amargura.

martes, 27 de julio de 2010

A dream


Every dream I dreamt it was never dream
Colored by silence, a whispering silence
With eye of crow, with teeth of dust
Everything with blood, with mood
No moon, neither stars... blindness
My skin, my hours disappears
Cold image of solitude
Every dream I dreamt it was a dream... but not my dream.

sábado, 24 de julio de 2010

Imperturbable


El mundo se fragmenta a mi alrededor
Y yo sigo imperturbable, como una marmoleta,
La briza del otoño febril no agita mi cabellera de hielo.
Las águilas no se posan en la cumbre de mi cabeza.
Sigo imperturbable mirando el horizonte, aguardando el ocaso.
Lluvia, desolación y locura, solo pido para mis postreros latidos
Ni un beso de la musa, ni el cariño extranjero.
Estoy solo en el desierto de mi mirada,
En el holocausto de mi entendimiento,
En el terror de la arena y las horas.
Tengo todo y soy un canalla,
El niño mimado de la aurora,
La promesa echada al pozo de amarguras,
mi conciencia de agua estancada,
Mi corazón mohíno ante la marejada pulsante.
Nace un dios en una constelación distante,
Muere un universo anónimo donde quizás
Tu nombre y el mío están inscritos, pero...
En el olvido, somos ángeles del olvido,
Criaturas infames asesinos del aire,
Impostores de vida, marionetas terribles.
Pero yo, solo yo, sigo imperturbable.

domingo, 18 de julio de 2010

Cachipolla... una palabra para la prosa ausente


Expectante , sentado, escuchando Scriabin por influencias retoricas. Estoy en blanco. En el punto cero. Sin luces, en contravía, desesperado y conformista. Buscando ayuda de escritores rusos, de vagabundos, de fracasados, de lunáticos, de las estrellas. Viendo imágenes distorsionadas de caballos y delfines, de azucenas y girasoles... esto no es mas que un ejercicio, una compulsión un tanto paranoica. Pienso en las obras Malevich, los dibujos de Lewitt, las ilusiones de Salieri. Ahora todo esta distorsionado. Un cielo de nimbos está compuesto de rectángulos, colores y cuadrados. La imagen sigue atada al marco, así este sea invisible, su aura persiste como el fantasma de un guardia, me viene a la mente un cuento de Kafka y el Babalú de Miguelito. Busco la concordancia entre la desesperanza y la locura, el hilo que hace una maraña en mis pensamientos atolondrados, todo es un caos en sinfonía, una disonancia titilando en afán de la belleza, el silencio de Miles y John Cage, los orines de los puercos, la bandera del olvido, oh fabulosa estepa del olvido donde... solo estoy jugando contigo, amiga cachipolla, puedo evocar tu nombre, sentir tu presencia, acariciar tu brevedad, la ilusión de tu palabra nívea en las melodías impronunciables del sueño ausente de un insecto... Estoy en blanco. En el punto cero, vuelvo a tirar los dados y repiquetea el Tin tin deo de una máquina de escribir inexistente.

lunes, 12 de julio de 2010

lunes, 5 de julio de 2010

Salmo famélico


Ya nada puede ser mas apático, sórdido, iconoclasta, reaccionario, blasfemo, anacrónico, vulgar, excelso, pulcro, mancillado, retorcido y enmarañado que el ahora. El pretérito fugaz ha dejado una montaña de perros ciegos, de pastores sin rebaño. Los falsos ritos han perecido en la gran hoguera de libros. La verdad se ha diluido en la multiplicidad de de postulados y fronteras flanqueadas, no queda ni el leve rumor de la esperanza. No existen viejos ni nuevos senderos que recorrer, solo infinidad de abismos que nos disparan hacia las nubes polvorientas de moscarrones y gusanos que aguarda el final de la jornada de la imperdonable humanidad.

sábado, 3 de julio de 2010

OMERGASMO 698


Soplando con fuerza como el lobo del cuento dejando caer notas poderosas que destruirían la babel del monarca mas omnipotente. La melodía entraba hasta la fibra de los huesos, los cuerpos vibraban en la pista de baile. Los dedos fugitivos emprendían la carrera sin sentido por las teclas del piano mientras el contrabajo oprimía el corazón de los más refinados y cultos vagabundos. La noche era implacable para perderse en las sacudidas del bop. Las chicas -ahora viejas tumbas- deleitaban con sus frenéticos cuerpos, rituales de seducción. El tiempo colapsaba en cada compas apresurado, fragmentado, multiplicado y obstinado en una inmortalidad vacía. Las copas de champan barato se hacían sudor en breves parpadeos de la piel. El humo del tabaco generaba una atmosfera fantasmagórica. Los músicos estaban poseídos por dioses antiguos, lejanos, extraterrenales, extra celestiales. Los discípulos se meneaban a las ordenes del ritmo cósmico de un planeta llamado Omergasmo 698... No existen partituras que puedan destruir la libertad, no aparecen juicios y morales que condenen la lujuria sonora del pasado. Aquella noche de jazz jamás vivido por el lector que se revuelve la cabeza con nostalgia y suspira en el alba de un siglo mortecino.


algo de Miles con Coltrane ¿Y qué?