jueves, 6 de mayo de 2010

Cielos Azules



Objetivo: Es mostrar cómo la imagen _que es la esencia misma del video, ya que la cámara no deja de ser un ojo escrutador_ está estrechamente ligada a las sensaciones, a los recuerdos, es decir a la vida misma. Pero, como la vida misma todo es engañoso.


De este modo, la cámara está todo el tiempo mostrándonos cielo azul, con algunas nubes. Un cielo en el cual se funde los recuerdos (¿no es eso, acaso, esa pétrea mujer abatida?) con lo que vemos, árboles, a través de los cuales se filtra la luz, nubes. No se escucha más que un agudo sonido ¿música? ¿viento? De pronto, la hierba fresca se mezcla con esos negros pájaros, que vuelan en el claro cielo de verano, parecen danzar. Es la historia simple de un hombre que no hace nada; un hombre cuya mirada fija, quieta, sin expresión, se pierde en la oscuridad. Una historia, que resumen esa voz en Of al decir:“Soy un ángel embalsamado, mi dentadura muerde la luz de mis propias ideas / para tragarlas y volverlas en un ritual infinito.
En pocas palabras: es la historia donde los hombres no dejan de ser lo que son: “(…) una minúscula alma que mantiene en vida un cadáver.” , alma que mira, pero sólo ve la oscuridad de la muerte. (Beatriz Gutiérrez)


Se ve el cielo, azul, con nimbos, se siente el rumor casi mudo del viento, rostro de piedra de la indiferencia. Tirado en el pasto mirando el jardín, enormes árboles me rodean. A lo lejos obscuros pájaros, que se esperan un festín... Siempre ese cielo, esas nubes, que me invita a elevar vuelo. Plácido, mis ojos descansan, en esa oscura nada del suicida. (Sallent)



“Un espejo es un laberinto del que no vuelvo,
la geografía de mi rostro es recóndita, incluso para mí.
Espero... ¿Qué espero?
¿Qué el tiempo me aniquile?
¿Qué los gusanos que me devoran atrás de la careta la rompan?
Hay días en que las cosas que amo se congelan hasta volverse de cristal,
hay momentos que me liquidan, y sin piedad me vuelven a resucitar
con coros de amarguras, que se suceden uno tras otro.
Quiero las zapatillas precisas para entrar en mí
y sin embargo hay óxido de bocas que no besé,
huesos grises como pinceles inútiles,
paletas llenas de sangre, saliva y lágrimas,
de fantasmas que amo y que se largan sin dejarme nada.
Hay momentos en que grito y mis venas fingen que no me escuchan
y mi cabello confabula para taparme los oídos
pero pierden el tiempo,
los pensamientos están dentro.

Soy un ángel embalsamado, mi dentadura muerde la luz de mis propias ideas
para tragarlas y volverlas en un ritual infinito.
¿Para quién?, ¿Para qué?
¿Soy hiper real, reflejo, imitación ilusión?
Cuando este tren se detenga
¿Comprenderé que pasó?
Tal vez el que dejé, se escape de mi cuadro y vuelva a esta caverna que soy,
al volcán de mis ojos,
a ocupar su sitio,
a ser el otro,
el mismo.”
Poema por ALEVID





NIMBOS PRODUCCIONES:


Dirección General: David Molina
Guión Técnico y Literario: Beatriz Gutiérrez B.
Texto Original: David Alejandro Correa (Alevid)
Locución: David Alejandro Correa (Alevid)
Sonido y Musicalización: David Molina
Cámara: Laura Correa, Cristian Palacio, Wilson Giraldo
Actuación: Heyner Silva
Edición: David Molina
Idea: David Molina

No hay comentarios:

Publicar un comentario