martes, 27 de abril de 2010

Unidorbe form



El mundo no es blanco ni es negro
Es solo un espejo trastornado del cielo
Grises, azules violetas,
Aves que emigran a tierras lejanas
Océanos turbios y en calma.
Aves que vuelan su último vuelo
Que trepan al sol para ver su oro
Y caer en picada henchidos de dicha.

El mundo no es negro ni flanco
Es pardo, atigrado, infinito
Es la mueca del difundo en el pozo
La sonrisa lasciva de la amante
Aves que mueren en alta mar
Sueños que promulgan eternidad
Gestada en el seno de oscuridad

Orbe perverso y amado
Rosa de nimbos y fulguraciones
Ríos de niños sedientos de días,
De lunas plateadas, de galgos y hadas.
Cielo incoloro de mi mente loca
Pasión innombrada por palabra alguna
Inclino mi silencio en tu ruego paternal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario