domingo, 18 de abril de 2010

Leaving New York


Ciudad aun fabulada en las quimeras de mis anhelos. Arquitectura fantástica, mugre y suicidas. Ojos delirantes, labios jadeantes, cuerpos fugaces, autopistas, puentes y laberintos. Versos en flor, naturaleza fría, ángeles muertos, gritos de auxilio perdidos en el alba, perros lunáticos aullando en la séptima avenida, un tipo de frac se riñe a los golpes con un beatnick lisiado extraído quizás de Otto Dix. Minerales dulces en tu boca-metrópolis oxidada. Jaula de cristal, marfil y futuro. Dejarte solo puedo en melodías, porque jamás he muerto ahogado en el Hudson , ahorcado en Manhattan estelar, contemplando con mi vista buitre el vaivén de las luces de Broadway.

No hay comentarios:

Publicar un comentario