miércoles, 28 de abril de 2010

Nostalgique Nimbus





Musica: Ludovico Pontier

martes, 27 de abril de 2010

Unidorbe form



El mundo no es blanco ni es negro
Es solo un espejo trastornado del cielo
Grises, azules violetas,
Aves que emigran a tierras lejanas
Océanos turbios y en calma.
Aves que vuelan su último vuelo
Que trepan al sol para ver su oro
Y caer en picada henchidos de dicha.

El mundo no es negro ni flanco
Es pardo, atigrado, infinito
Es la mueca del difundo en el pozo
La sonrisa lasciva de la amante
Aves que mueren en alta mar
Sueños que promulgan eternidad
Gestada en el seno de oscuridad

Orbe perverso y amado
Rosa de nimbos y fulguraciones
Ríos de niños sedientos de días,
De lunas plateadas, de galgos y hadas.
Cielo incoloro de mi mente loca
Pasión innombrada por palabra alguna
Inclino mi silencio en tu ruego paternal.

Esperanza

Muñeca encantada, nunca te dejare sola
En el valle de siniestras sombras,
Aunque mi cuerpo exánime caduque
En el fuego inmisericorde y frío,
Un espíritu de amor te cubrirá con su candor.
No te asoles alma mía, que la aurora pronto
Arrima y los demonios de los días
Se irán con el vaivén de esta vela.

lunes, 26 de abril de 2010

Madrigal plañidero


Podría dormir en tus ojos
Esta noche mi refugio y calabozo.
Cantan los cuervos en las azucenas
Misteriosa bruma de un reloj cojo.

Sale del cieno la princesa
Beso sus pies de lodo y tristeza.
Veo el espejo de su vida en la lluvia
Tiembla mi miedo en su miedo
Mudos los dos arrullados en un llanto
Llanto descarnado de una raza yerma.

Sacudo las alas de los mosquitos
Rectando el salto de los grillos majos
Naufragan las horas en los rincones
De un cuarto sin luna y jardín ocaso.

jueves, 22 de abril de 2010

LA CAJA SECRETA (nuevo libro de Marcelo Chiriboga)



Hace poco descubrí este fantástico libro póstumo del inigualable escritor ecuatoriano Marcelo Chiriboga (1924-2003) que quisiera compartirles. Para comenzar quisiera traer una pequeña cita de la novela:

"...Y allí se encontraba desnudo y expectante frente al silencio que antecede a la muerte; viejo, solo, una caja vacía sin recuerdos ni alegrías. Una caja llena de polvo, olvido y telarañas"




Luego de esta frase, poco o nada es realmente lo que tengo que hablar sobre este libro. Dejare que sea en boca de su editora y amiga, que se de una opinión mas clara.
                                                                  ...



La caja secreta de Marcelo Chiriboga puede ser considerada como una novela apócrifa. Varios años después de su muerte su mujer decide sacar a la luz un manuscrito hallado en la estancia de trabajo del escritor. Al parecer este manuscrito no es ni más ni menos que la continuación de su aclamada La caja sin secreto (escrita hace poco mas de 30 años), obra que revolucionó las letras latinoamericanas del siglo XX y posicionó a Marcelo Chiriboga a la Cabeza del llamado Boom latinoamericano. La prosa que emerge de sus paginas sigue la misma directriz de la obra anterior, pero se arraiga mas en un tono desesperanzado, de cansancio solo comparable con escritores de la altura de Kafka y recuerda en varios pasajes la maravillosa y descarnada pluma de Pessoa en El libro del desasosiego. Es casi evidente este rasgo en su última obra. Ya que hablamos de un Chiriboga cansado, sin ambiciones de fama literaria, cansado de ser el playboy de las letras literarias. En una de sus quizás, últimas entrevistas podemos ver ese desencanto por los iconos “nefastos” donde sagazmente despotrica a personajes, como Hemingway y Picasso, recordando que por los años de la aparición de su obra a priori, dejaba enardecido y titulaba de maestro al estadounidense, bandera de la generación perdida. Pero Chiriboga, ya es un hombre viejo, sus preocupaciones se hacen más terrenales, la inmortalidad de su obra le tiene sin cuidado, su sufrimiento se arraiga en el cuerpo, en ese cuerpo que ve podrirse ante el espejo y en el cual tal como narra en pasaje de La caja sin secreto es un cuerpo que pronto será invadido por miasmas y gusanos. Chiriboga no dejó herederos, todo su legado recae en su mujer, aquella que sin permiso alguno del escritor fallecido se atreve a sacar a la luz este crepuscular libro.
La crítica sobre la veracidad de esta obra póstuma está dividida. Nuestra editorial deja a criterio del lector el veredicto final, donde quizás podrá encontrar una caja develada de una superioridad notoria a la anterior.


NURIA MONCLUS

Editora en jefe






Creo pertinente dejar en esta reseña las apreciaciones de diversos personajes, que oportunamente influyeron en la vida literaria del escritor:


"¡He aquí su caja de pandora! Una caja mágica que desnuda los misterios mas intrínsecos de este fabuloso escritor"

CARLOS FUENTES


"Reveladora, audaz, descarnada... sin lugar a dudas su obra suprema.
La literatura Latinoamericana no será la misma de aquí en adelante."


GLORIA MENDEZ




Marcelo Chiriboga

miércoles, 21 de abril de 2010

ESPURIO CELESTIAL



Enfermo vuelo de halcón derrotado
Enfermo cielo de buitres canallas
Aberrantes nubes de océanos celestes
Ponzoñosa espuma, veneno del hombre.
Abismos flanqueados por la afasia divina.

Enfermo sueño peregrina en mis ojos
Enfermo azulino de nimbo y prolapsus
Aberrantes suicidas de amores laxos
Dulce pólvora, fina lluvia de marzo asolado
Cenit de vidrio llanto en la bóveda estelar

Enfermo querube errabundo en el cieno
Enfermo orbe de cráneos y vahos rosados
Enfermo rumor fugaz de finadas alas.
Catacumba de fuego de la Selene quejica.
Ajados tumbos de un reino usurpado.

domingo, 18 de abril de 2010

Leaving New York


Ciudad aun fabulada en las quimeras de mis anhelos. Arquitectura fantástica, mugre y suicidas. Ojos delirantes, labios jadeantes, cuerpos fugaces, autopistas, puentes y laberintos. Versos en flor, naturaleza fría, ángeles muertos, gritos de auxilio perdidos en el alba, perros lunáticos aullando en la séptima avenida, un tipo de frac se riñe a los golpes con un beatnick lisiado extraído quizás de Otto Dix. Minerales dulces en tu boca-metrópolis oxidada. Jaula de cristal, marfil y futuro. Dejarte solo puedo en melodías, porque jamás he muerto ahogado en el Hudson , ahorcado en Manhattan estelar, contemplando con mi vista buitre el vaivén de las luces de Broadway.

lunes, 5 de abril de 2010

Monerias



Haciendo monerías, balanceándose por el delgado filo de la vida, la muerte complaciente, como madre cuna los espera. Artistas tributarios del azar, creadores de anacronismos adyacentes, subordinados por el miedo a la fortuna, la prostituta realidad. Exiliados de las grandes Babeles con el paroxismo de una existencia errabunda brotando por los poros, tarumba.

Cajita de musica




Vieja melodía repiquetea en mi cabeza... cierro los ojos y veo el mar, el tiempo remoto de las sirenas y las promesas escritas en la orilla.

domingo, 4 de abril de 2010

respiro



Respira, exhala, olvida, vuelve al ruedo, grita, llora, clama... hibrido aliento. Victima de los sucesos insignificantes, innombrables.

viernes, 2 de abril de 2010

Marejada de un Idiot-savant


Labor enrevesada, badulaque enfermizo, tarea de locos. Compilar un arrume enrarecido, mohoso sin pies y ni cabeza. Escritura espontanea. Vacio, vórtice indefinido. Flujo de ruido constante, sin foco, titilante. Lluvia de ideas, tempestad monstruosa de hidras, diluvio universal de palabras, cuentos, relatos, ensayos e ideas... Barroquismo, romanticismo, realismo pobre, John Fante, Paik, carrito de helados, cacofonía de Nemrod, tres monos oligofrénicos tocando una sordina, uno construye una castillo de arena en el ombligo de un huracán, el otro en su soliloquio sobre lo impensado y los sueños, el ultimo viendo el amanecer en un cuartos sin puertas ni ventanas