martes, 23 de junio de 2009

ANTES DE MORIR MIS PLEGARIAS



Aquel que en 1923 dijo: ¡Oh madre puta! Que me criaste con reos y un perro de migas

El arte es una mera cosa, una mera cosa como lo es la mera caca. Dios sabe que también es caca. ¡Ay dios mió! Dirán las casi muertas mojigatas! Sustentar el: NO, casi o siempre es un propio imposible, domino, sin fichas, sustentarle a un nadie, a una ficha en cero, un comodín absurdo. Que numero puedo ser yo cuando juegue en el ruedo?

Ole, torito, ole! Que la vida es solo sangre y acaba en ella…

Los accidentes son de todos los días a si como las pinturas, que son imprevistos y que también son de todos los días, ¿Qué mas absurdo que el arte? Pero en pleno comienzo de siglo tengo hambre de no ser pobre, mi cuna burgués no me deja mendigar o vivir como vagabundo. Esto es un trabajo tan deshonesto como los otros, (es igual que ser ratero o ingeniero que es lo mismo aunque la semántica haga juego de moral de mierda) pesitos pa' nada, una Vida liviana la nombradía me vale mierda, morir de sobredosis o sin oreja se lo dejo a los dramáticos, las postrimerías me gustan de otro modo con la panza llena y embriagado el pozo. No quiero ser rico eso es de otros monstruos. Son ricos los que se sientes pobres, son felices los idiotas y son inmortales los que traspasan la vida. Para mi es simple.



La vida es de colores, las mujeres piensan en rosa por eso creen que la silicona es rosa o pétalos de rosa. Yo no creo que la vida apesta a no ser de que un marrado o una vaca se allá cagado encima de ella. Yo tampoco creo que la vida es bella, ni que unicornios azules, galopan en los valles de nuestra conciencia. Creo en las flores que se marchitan, en las mujeres que aceptan su condición de putas, en los hombres que mueren sin haber pagado el entierro, en lo venidero y lo perecedero, en el que mea y que pinta un muro con orín o rojo. Creo en los que mueren por amor, por que ser iluso es también una salida para el que no quiere ser suicida.

Una sola vida, un solo hombre, una sola hembra hasta el reto de la vida, un porvenir incierto, un baile que se repite pero que cambia de melodía. La vida no es de tan solo uno, ni de aquel infame que se cree dueño de todo.

Matar a la vieja y a la mujer metida, pa que se atraviesa en un suceso tan épico. Nada sustenta nada, el hombre es un idiota que goza en su cueva con fuego y de su hembra, se ríe del pendejo que vive de la gloria. (… alla lejos, apesta a semilla roida y bestia muerta)

No hay comentarios:

Publicar un comentario