lunes, 23 de marzo de 2009

POSTURA DE UN DÍA




Un impulso voraz, todo se pierde por el caño.
Algunas veces las palabras se agotan y los impulsos se pausan.
Como un carro sin frenos o un lavamanos sin grifo.
Mis palabras son tortura y alivio para peces en descenso.
Ahora entiendo que no soy reja, ni soy bueno elevando cometas.
No soy el único y no pertenezco a proyecto alguno, a ninguno.
La variedad da riqueza a mi existencia. La monotonía de un lunes
Que se repite en martes me aburre tanto como el miércoles.
Me gusta la espontanea creación de las personas, pero aborrezco la prepotencia.
Solo soy yo el creador de mis ojos, solo soy yo quien dicta con mis labios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario