miércoles, 25 de marzo de 2009

MUGREDAD



La simplicidad del mundo autómata me desconcierta, parámetros, reglas, modos de conducta, escribir de manera correcta, usar corbata, no orinar en la calle, conseguir un trabajo, un carro, una esposa, unos hijos de pu… utilidades para una maquinaria obsoleta empobrecida por el afán de un progreso irrisorio. Esa búsqueda estúpida de entendimiento, la necesidad infructuosa de comunicarnos, perdidos en señales telefónicas, radiales y virtuales. ¡Holocausto! grita mi corazón enardecido, fin de los parásitos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario