lunes, 23 de marzo de 2009

CABALA ABSURDA


De ahora en adelante seré un hombre como todos los hombres;
Lleno de súplica y anhelo, de penas y espantos,
De rosas y miedos, de espinas y credos; colmado de muerte,
De sabia infinita, de olvido creciente,
De ríos, de brumas y fuego.


Porque catorce es la cifra sempiterna y treinta la efigie del pecado y la redención de los hombres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario